El Blog

Calendario

<<   Marzo 2011  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Marzo del 2011

Módulo cristiano

Por Sarri - 22 de Marzo, 2011, 22:09, Categoría: Doctrinal

CRISTO Y LA SOLIDARIDAD (#32)

 

Desde el comienzo de la historia de la salvación, Dios elige a los hombres no individualmente sino como miembros de una determinada comunidad. Esta índole comunitaria se consuma en la obra de Jesucristo que, efectivamente, participó en la vida social, en las bodas de Caná, en casa de Zaqueo, comiendo con publicanos y pecadores, sirviéndose del lenguaje y de las imágenes de la vida corriente diaria, sometiéndose a las leyes de su patria, eligiendo la vida de un trabajador de su tiempo y de su tierra.

Predicó a los hijos de Dios que se trataran como hermanos. Oró para que sus discípulos fueran uno. Se entregó a la muerte como redentor de todos. Ordenó a los apóstoles predicar el evangelio  a todas las gentes para que la humanidad se hiciera familia de Dios cuya primera ley fuera el amor.

Primogénito entre los hermanos constituye, con el don de su Espíritu, la comunidad fraterna de los que le reciben con fe y caridad después de su muerte y resurrección, esto es, su Cuerpo, la Iglesia en la que todos, miembros los unos de los otros, deben ayudarse mutuamente, según la variedad de dones que se les hayan conferido.

Esta solidaridad debe aumentarse siempre hasta el día de la cosumación en el que los hombres salvados por la gracia, como familia viviente de Dios y de Cristo hermano, darán a Dios gloria perfecta.

 

Cierra del capítulo II, Comunidad Humana, para pasar al 3º de la actividad humana en el mundo. Observemos, de paso, cuan poco de sermón parroquial y cuan mucho de estudio sociológico tiene el documento. Esta es la gran novedad pastoral del CV II, a pesar de las muchas interpolaciones de los dogmáticos..

Difícil exagerar la importancia del sentido social y comunitario de toda la vida humana que tan frenada vive por el individualismo rampante y el economicismo consumista. Pero lo crucial en todo ello es que esa es la voluntad de Dios creador y redentor.

La comunitariedad humana ya aparece en la narración de Adán y Eva en que la unión del varón y la mujer es imprescindible para la permanencia de la especie humana. Que esa unión deba ser soldada por los vínculos del amor se transparenta como ley natural y se confirma como ley evangélica.

Responsabilidad sicual

Por Sarri - 10 de Marzo, 2011, 16:02, Categoría: Doctrinal

RESPONSABILIDAD Y PARTICIPACION (#31)

 

Para cultivar el sentido de la responsabilidad, personal y social,  se requiere más amplia cultura espiritual. Especialmente la educación de los jóvenes debe orientarse a formar varones y mujeres que no solo sean personas cultas sino también de corazón generoso, de acuerdo con las necesidades perentorias de nuestro tiempo.

. La libertad humana se debilita cuando el hombre cae en extrema necesidad y se envilece cuando, satisfecho con la vida fácil, se desentiende de los demás. En cambio, se vigoriza cuando acepta las obligaciones de la vida social y se obliga al servicio de la comunidad en que vive. Pero todo ello requiere condiciones de vida ambiental que le permitan tomar conciencia de su dignidad y responder a su vocación.

Por ello, se debe estimular la voluntad de participar en los esfuerzos comunes y de integrarse en la vida política con auténtica y responsable libertad. Teniendo en cuenta la situación sociológica de cada país y la valía de la autoridad política, para que los ciudadanos se sientan impulsados a participar en la vida de los distintos grupos que integran el cuerpo social, es necesario que encuentren en dichos grupos valores que los atraigan y los dispongan a ponerse al servicio de los demás. Se puede pensar con toda razón que el porvenir de la humanidad está en manos de quienes sepan dar a las generaciones venideras razones para vivir y razones para esperar.

 

La clave del compromiso social radica en la educación, en la propia y en la de los que nos seguirán. De la educación familiar se pasa a la escolar, a la profesional y a la académica; son distintos niveles que deben operar conjuntamente para crear el ambiente cultural estimulante de mejoramiento.  Sin el aliciente del medio cultural los individuos decaen y sólo excepcionalmente contrarrestan y superan las influencias del entorno.

La decadencia de la educación puede observarse en la medida que se generaliza y se masifica y, sobre todo, cuando los intereses económicos priman sobre los culturales. Poco y nada se logra con quejarse de la situación y, menos todavía, culpando y criticando a las autoridades.

La solución no es sencilla pero es urgente e importante y requiere la contribución, mayor o menor, de todos y cada uno sin excepción.

.

 

Convivencia justa

Por Sarri - 3 de Marzo, 2011, 13:58, Categoría: Doctrinal

ETICA SOCIAL (#30)

 

La profunda y rápida transformación de la vida exige con suma urgencia que no haya nadie que, por despreocupación o por pura inercia, se conforme con una ética individualista. El deber de justicia y caridad se cumple contribuyendo cada uno al bien común según su capacidad y la necesidad ajena, promoviendo y ayudando a las instituciones, así públicas como privadas, que sirven para mejorar las condiciones de vida del hombre.

Hay quienes profesan amplias y generosas opiniones pero en realidad viven como si nunca tuvieran cuidado alguno de las necesidades sociales. Son muchos lo que desprecian las leyes y las normas sociales y con diversos subterfugios y fraudes, no tienen reparo en soslayar los impuestos justos u otros deberes para con la sociedad, subestimando normas como las referentes a la higiene o las normas de circulación sin preocuparse de que su descuido pone en peligro la vida propia y la vida del prójimo.

La aceptación de las relaciones sociales y su observancia deben ser consideradas como uno de los principales deberes del hombre contemporáneo. Porque los deberes del hombre rebasan los límites de los grupos particulares y se extiende poco a poco al universo entero. Ello es imposible si los individuos y los grupos sociales no cultivan en sí mismos y difunden en la sociedad las virtudes morales y sociales, de forma que se conviertan en hombres nuevos y en creadores de una nueva humanidad con el auxilio necesario de la divina gracia.

 

Estas normas de convivencia internacional y planetaria cuanto más importantes son menos atención concitan. Pensemos, por ejemplo, en los impuestos justos: qué se necesita para que sean justos? y para que los adinerados no los evadan y a los pobres no se los extraigan? Entre economistas y políticos crean tal enmarañamiento que la gente se desentiende y sólo cumple bajo la amenaza de la cárcel, cosa que ya no es cumplir!

Los deberes sociales del bien común suelen ser, en la mayoría, nimios (no tirar papelitos o envoltorios a la calle) que por nimios y porque los demás no los observan uno mismo termina por incumplirlos y, lo peor, es que se llega a hacerlo sin darse cuenta. Es la filosofía de aportar el grano de arena: mi aportación no significa nada y su falta no es visible pero… si todos actúan igual la falencia se hace catastrófica.

.