El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2010  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Diciembre del 2010

Abtropología Cristiana

Por Sarri - 28 de Diciembre, 2010, 15:33, Categoría: Doctrinal

EL HOMBRE NUEVO (#22)

 

Cristo es el nuevo Adán, imagen visible de Dios. En El la naturaleza humana ha sido levantada a una sublime dignidad. Cristo ha trabajado, ha pensado, ha obrado con manos, inteligencia y voluntad de hombre. Nos ha reconciliado con el Padre y nos ha ofrecido ejemplo de sufrimiento, dando significado nuevo a la vida y a la muerte. En El todo hombre queda rehecho hasta la redención del cuerpo y su resurrección. Lo cual no vale solamente para los cristianos sino para todos los hombres de buena voluntad, en los cuales la gracia trabaja invisiblemente.

 

El hombre sale de las manos creadoras de Dios: todo en él es bondad y belleza irradiante. Esta obra es arruinada por la irresponsabilidad humana. La rehabilitación  humana es obra de Cristo quien, viviendo como el hombre siempre hubiera tenido que vivir, inaugura para todos una nueva forma de vivir que, de hecho, es volver a su prístino origen, siendo perdonada la quiebra pecadora. Es lo que se llama la redención, el rescate de la esclavitud de nuestros indomables impulsos.

No obstante, aparentemente todo sigue igual. La Humanidad sigue pecando, arruinando la naturaleza y destruyendo las mismas fuentes de la vida: el sexo, el agua y la fertilidad de la tierra, el aire asfixiante y el clima descompaginado.

Nuestra vida temporal transcurre en el curso de los años pero el tiempo es el coeficiente negativo de la realidad. Sólo vemos lo que pasa y lo que nos pasa. Conyugarse al carro de lo pasajero es suicida. Es lo que los ojos ven y el corazón rechaza. Pero más allá de esta visión atenazante, está la voz de Dios en la conciencia y el ejemplo y el mensaje de Cristo en el centro de la historia.

La historia y sus contenidos son objeto de las ciencias. La creación y la redención y la santificación son temas de fe. La dignidad humana, tema de este capítulo, se materializa por las obras de la inteligencia y se plenifica en la vida cristiana. Adán nos da lo que vemos, pero Cristo nos da lo que queremos.

Teorías y prácticas

Por Sarri - 15 de Diciembre, 2010, 18:59, Categoría: Doctrinal

LA IGLESIA Y EL ATEISMO (#21)

 

La Iglesia, fiel a Dios y fiel a los hombres, reprueba, con dolor pero con firmeza, las doctrinas perniciosas, contrarias a la razón y a la experiencia, que privan al hombre de su innata grandeza.

Quiere, sin embargo, conocer las causas de la negación de Dios que se esconden en la mente del hombre ateo. Todo hombre resulta para sí mismo un problema no resuelto, percibido con cierta oscuridad. A este problema solo Dios da respuesta plena y cierta; Dios que llama al hombre a pensamientos más altos y a una búsqueda más humilde de la verdad.

El remedio al ateísmo fluye de la doctrina y de la integridad de vida de la Iglesia y de sus miembros. Esto se logra con el testimonio de una fe viva y adulta para poder percibir con lucidez las dificultades y poderlas vencer.

La Iglesia, aunque rechaza de forma absoluta el ateísmo, reconoce que todos los hombres, creyentes y no creyentes, deben colaborar en la edificación de un mundo mejor y más pacífico.

La Iglesia sabe que su mensaje está en consonancia con los deseos más profundos del corazón humano al reivindicar la dignidad de la vocación del hombre. Su mensaje, lejos de empequeñecer al hombre difunde luz, vida y libertad para el progreso humano.

 

He preterido muchos adjetivos y adverbios redundantes para perfilar y destacar el mensaje. Frente al ateísmo, que es tan indemostrable como la existencia de Dios, la Iglesia no tiene precedentes de tradición; frente a este nuevo «signo de los tiempos» ha de discernir su significado y adoptar la postura que corresponde a su diaconía humanitaria.

En la Iglesia suelen darse dos posturas. Una, la de la indignación frente a la blasfemia más horrenda. Otra, la de sorpresa y admiración al ver que tantos que se dicen ateos viven una vida de solidaridad y servicialidad superior a los mismos cristianos. En la declaración conciliar pueden advertirse los ecos de ambas actitudes. Lentamente la segunda se va imponiendo a la primera.

Pero en el fondo late la responsabilidad cristiana que, olvidándose de poner en práctica lo que predica, induce a los críticos a despreciar y a negar la esterilidad de sus doctrinas y a mostrar con los hechos que se puede vivir cristianamente (¿?) sin necesidad de postulados teológicos.

El ateismo se supera con vida auténticamente cristiana, colaborando con ellos en todo lo que haya que colaborar.

Creencias

Por Sarri - 6 de Diciembre, 2010, 15:28, Categoría: Doctrinal

EL ATEISMO (#19)

 

Muchos son los que hoy en día se desentienden de la íntima y vital unión con Dios o la niegan en forma explícita. El ateísmo es uno de los fenómenos más graves de nuestro tiempo y debe ser examinado con toda atención.

La palabra designa realidades muy distintas. Unos niegan a Dios expresamente. Otros afirman que nada puede decirse acerca de Dios. Otros consideran inútil el planteamiento de la cuestión. Muchos científicos rechazan la metafísica y con ella el tema de Dios. Hay quienes exaltan tanto al hombre que dejan sin contenido la fe en Dios. No faltan quienes imaginan un Dios por ellos rechazado que nada tiene que ver con el Dios del Evangelio. Otros ni siquiera se plantean la cuestión porque no sienten inquietud religiosa alguna. La misma civilización actual, con su sobrecarga de apego a lo físico, puede dificultar el acceso del hombre a Dios.

Quienes voluntariamente desoyen el dictamen de su conciencia no carecen de culpa, pero los mismos creyentes tienen en esto su parte de responsabilidad, ya que el ateísmo no es un fenómeno originario sino derivado de varias causas entre las que destaca la crítica contra las religiones, en especial contra la cristiana. Muchos creyentes, con los defectos de su vida religiosa, moral y social, han velado más bien que revelado el genuino rostro de Dios y de la religión.

 

Todos conocemos, creo, a ateos que son ejemplo de civismo y de virtudes humanas. Yo conozco uno, a quien nuestro congrupista Gabriel considera como su teólogo favorito, que es de una rectitud que yo, teísta empedernido, envidio.

Apenas estamos saliendo de un momento histórico en que se consideraba que el comunismo y el ateísmo eran los responsables de todos los males que sufrimos. El ateísmo comunista fue, más bien, la reacción al deísmo liberal. En gran medida, el ateísmo moderno es la antítesis de nuestra hipocresía religiosa que declama la caridad pero se encierra en su egoísmo burgués. Pero esto son teorías sociológicas de discutible precisión.

La verdad indiscutible de todo ello es que todos somos responsables en este mundo de todo y que no debemos usar a nadie como chivo emisario de nuestros males. Ni para los ateos la ignorancia oscurantista es el chivo emisario, ni para los creyentes el ateísmo. Eso sería maniqueísmo, en que los buenos tienen que separarse de los malos y echarlos al infierno.