El Blog

Calendario

<<   Octubre 2010  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Octubre del 2010

Pecaminosidad

Por Sarri - 25 de Octubre, 2010, 19:15, Categoría: Doctrinal

EL PECADO (#13)

 

Creado por Dios en la justicia, el hombre, sin embargo, por instigación del demonio, en el propio exordio de la historia, abusó de su libertad, levantándose contra Dios y pretendiendo alcanzar su propio fin al margen de Dios. Conocieron a Dios, pero no le glorificaron como a Dios. . Esta es la traducción de la experiencia. El hombre, en efecto, cuando examina su corazón comprueba su inclinación al mal (no al mal como tal sino a la apariencia de bien en el mal).

Es esto lo que explica  la división íntima del hombre. Toda la vida humana, la individual y la colectiva, se presenta como lucha entre el bien y el mal y el hombre se siente incapaz de domeñar con eficacia por sí solo los ataques del mal. Pero el Señor vino en persona para liberar al hombre, renovándole interiormente y expulsando al príncipe de este mundo que le retenía en la esclavitud del pecado. El pecado rebaja al hombre, impidiéndole lograr su propia plenitud.

A la luz de la Revelación, la sublime vocación y la miseria profunda que el hombre experimenta hallan simultáneamente su explicación.

 

Este es uno de los pasajes ambiguos en que se notan las correcciones e imprecisiones entre tradicionalistas y renovadores. Todo depende de la interpretación del Génesis como historia factual o como alegoría poética o como simple expresión mítica de la existencia.

El pecado es una innegable realidad que nos lleva a cuestionar  el misterio de la compatibilidad entre la libertad humana y la soberanía divina. En la evolución de la humanidad la religión, la apertura de la relación del hombre con Dios, tiene una historia muy movida, mítica en los comienzos, crítica en su desarrollo y discutida al fin. Hoy se cuestiona la autoridad acrítica de la tradición y la discusión campea en todos los sectores.

El Concilio se inauguró con planteos de rígida tradición pero, impulsados por las propuestas de varios obispos nordeuropeos la situación cambió por completo a planteos más reflexivos: menos dogmáticos y más pastorales.

Parecía que la colegialidad episcopal iba a imponerse a la prepotencia de la curia romana, pero las estrategias curiales han revertido posteriormente el conflicto de poderes y hoy seguimos sufriendo la crisis de estos encontronazos.

El pecado, en cualquiera de sus grados, pide arrepentimiento en cada uno de nosotros, pero nunca debe ser atribuido a otros.

 

 

Dignidad de la Persona

Por Sarri - 19 de Octubre, 2010, 19:24, Categoría: Doctrinal

CAPITULO I

LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA (# 12)

 

Todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y cima de todos ellos.

De acuerdo, pero qué y quién es el hombre?

Respuesta humana, Muchas son las opiniones que el hombre se ha dado y se da sobre sí mismo. Diversas e incluso contradictorias, exaltándose a sí mismo como regla absoluta o hundiéndose hasta la desesperación. La duda y la ansiedad se siguen en consecuencia.

La Iglesia siente profundamente estas dificultades y, aleccionada por la revelación divina, puede aclarar la situación del hombre, explicar sus enfermedades y mostrar la dignidad y vocación propias del hombre.

    Respuesta bíblica. Creado a imagen de Dios, capaz de conocimiento y amor, es señor de la entera creación visible para gobernarla y usarla glorificando a Dios. Su mente y su corazón deben desplegarse en profundo agradecimiento a su Creador.

Dimensión social. El hombre no ha sido creado en solitario. Desde el principio fue creado varón y mujer (Gen, I, 27) siendo la expresión primera de la comunión  interpersonal humana. El hombre es, pues, por su íntima naturaleza, un ser social y no puede vivir y desplegar sus cualidades sin relacionarse con los demás

Aprobación divina. Dios, nos dice también la Biblia, miró cuanto había hecho, y lo juzgó muy bueno (Gen, I, 31).

 

Estos son los principios elementales que deben constituir y regir la vida. la conducta y el comportamiento de todo hombre, de todo varón y mujer. Su puntual aplicación comporta la felicidad humana y el establecimiento del Reino de Dios.

Los conocimientos teóricos tienen su importancia pero ceden su primacía a los hechos de la solidaridad comunitaria. Importa saberse el hombre hijo de Dios pero más importante es crear la fraternidad universal sin desmedro de las diferencias sexuales, raciales, culturales, políticas, religiosas, académicas o de cualquier otro tipo.

Sobre todo esto, el Concilio tiene mucho que decir y los fieles mucho que reflexionar y cambiar. Pronto celebraremos el cincuentenario del Concilio y podremos comprobar lo cortos que nos hemos quedado en su aplicación.

Iglesia Cristiana

Por Sarri - 10 de Octubre, 2010, 19:49, Categoría: Doctrinal

EL HOMBRE Y EL ESPIRITU (#11)

PRIMERA PARTE

LA IGLESIA Y LA VOCACION DEL HOMBRE

 

El Pueblo de Dios, movido por la fe, que le impulsa a creer que quien le conduce es el Espíritu del Señor, que llena el universo, procura discernir en los acontecimientos, exigencias y deseos, de los cuales participa juntamente con sus contemporáneos, los signos verdaderos de la presencia de Dios. La fe todo lo ilumina con nueva luz y manifiesta el plan divino sobre la entera vocación del hombre. Por ello orienta la mente hacia soluciones plenamente humanas.

El Concilio se propone, ante todo, juzgar bajo esta luz los valores que han disfrutado de máxima consideración y enlazarlos de nuevo con su fuente divina. Estos valores, por proceder de la inteligencia que Dios ha dado al hombre, poseen una bondad extraordinaria; pero, a causa de la corrupción del corazón humano, sufren con frecuencia desviaciones contrarias a su debida ordenación. Por ello necesitan purificación.

Qué piensa el hombre de Iglesia? Qué criterios fundamentales deben recomendarse para levantar el edificio de la sociedad actual? Qué sentido último tiene la acción humana en el universo? He aquí las preguntas que aguardan respuesta. Esta hará ver con claridad que el Pueblo de Dios y la humanidad de la que aquel forma parte, se prestan mutuo servicio, lo cual demuestra que la misión de la Iglesia es religiosa y, por lo mismo, plenamente humana.

 

Lo que antecede es la traducción literal de la BAC al texto latino. La he conservado íntegra porque intuyo en ella la pluma de E. Schillebeeckx O.P. a quien se debe la estructura de la Gaudium et Spes. Observen cuan lejos está el lenguaje de la untuosidad de los documentos tradicionales, a pesar de las correcciones e interpolaciones del ala conservadora.

Agradezco las observaciones y matizaciones que puedan hacerme y me gustaría encontrarme más seguido con las opiniones y reacciones de ustedes a medida que vamos tratando las materias del documento. Todos debemos dar nuestra respuesta a las orientaciones del Concilio.