El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2010  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Septiembre del 2010

Reducciones y Exageraciones

Por Sarri - 6 de Septiembre, 2010, 18:45, Categoría: Doctrinal

DESEQUILIBRIOS EN EL MUNDO (#7-10)

 

Dada la dificultad de adaptación a cambios tan vertiginosos, realizados muchas veces por ignorancia e imprevisión, se engendran y se desarrollan muchas contradicciones y desequilibrios.

Personales. Surge en el propio hombre el desequilibrio entre la inteligencia práctica moderna y la forma de conocimiento teórico que no llega a dominar la suma de sus conocimientos en una síntesis satisfactoria. Otrotanto entre el afán por la eficacia práctica y las exigencias de la conciencia moral, así como entre las condiciones de la vida colectiva y los requerimientos de un pensamiento personal. Surge, finalmente, el desequilibrio entre la especialización profesional y la visión general de las cosas.

Familiares. En la familia aparecen discrepancias por el peso de las condiciones demográficas, económicas y sociales, tanto entre las generaciones que se van sucediendo como en las nuevas relaciones entre los dos sexos.

Sociales. Discrepancias raciales y sociales entre los países ricos, los menos ricos y los pobres. Discrepancias, por último, entre las instituciones internacionales, nacidas de las aspiración de los pueblos a la paz, y las ambiciones puestas al servicio de la expansión de la propia ideología o los egoísmos colectivos existentes en las naciones y en otras entidades sociales. (Aquí tocaría denunciar el capitalismo!)

Aspiraciones más universales. Aspiración a una mayor justicia política y social. Los pueblos subdesarrollados, los indígenas, las mujeres, las categorías menos favorecidas, esperan lograr que su dignidad humana sea mejor y más concretamente reconocida.

Interrogantes más profundos.  Los desequilibrios interiores son las raíces de los desequilibrios sociales. En los espíritus emergen de nuevo los interrogantes fundamentales sobre el hombre, el dolor y la muerte.

La Iglesia cree por la fe que solo Jesucristo puede responder a todos estos interrogantes.

La respuesta cristiana es que todos los hombres y mujeres pueden contribuir al mejoramiento del mundo. Falta que lo quieran hacer. Con un querer, no veleidoso, sino práctico y eficaz