El Blog

Calendario

<<   Agosto 2010  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Adaptaciones reformistas

Por Sarri - 31 de Agosto, 2010, 15:51, Categoría: Doctrinal

CAMBIOS CONCILIARES

(#5-7)

 

Cambios profundos. Ciencia y técnica transforman la misma vida humana en dimensiones insospechables: alteran la superficie terráquea y conquistan los espacios planetarios. La historia escruta el pasado y abre prospectivas al futuro. La medicina alarga la vida, atenúa sufrimientos y estudia cómo domesticar la expansión demográfica.

La humanidad pasa de una concepción estática de la realidad a otra más dinámica y evolutiva con nuevos problemas, nuevos análisis y nuevas síntesis.

Cambios sociales. Cambia la familia, la vecindad y las relaciones de convivencia. Cunde la sociedad industrial y la civilización urbana. Los medios de comunicación homologan los modos de pensar y de sentir.

La moderna trepidación social reclama preparación y adaptación con sus retos a la libertad, a la responsabilidad y sus riesgos de robotización.

Cambios sicológicos, morales y religiosos. El cambio de mentalidad y de estructuras somete a discusión las ideas recibidas, dificultando el diálogo generacional entre mayores y jóvenes, entre autoridades y contribuyentes. El civismo sufre por las constantes variaciones de las regulaciones, careciendo de tiempo y espacio para conocerlas y adaptarse. Las religiones entran en crisis con pérdida de credibilidad y de fieles.

El espíritu crítico purifica la religión de conceptos mágicos del mundo y de residuos supersticiosos, exigiendo una adhesión más personal y operante de fe, avivando así el sentido de lo divino. En otros casos este mismo espíritu lleva al abandono de las prácticas religiosas y de sus principios estatuidos.

Este es, rápida y telegráficamente, el panorama de circunstancias cambiantes que el concilio encara y presenta a la consideración de los hombres para que se sitúen con realismo en el  lugar y momento que les toca vivir. No es un mundo perverso y diabólico del que hay que huir, sino un mundo complejo pero bueno que hay que comprenderlo para mejorarlo, un mundo difícil pero esperanzador para promover el Reino de Dios en igualdad, fraternidad y libertad.

Su texto y mensaje queda muy lejos de los primeros planteos tradicionales, testimoniando así un cambio de talante religioso más profundo que el descrito en sus líneas pastorales.