El Blog

Calendario

<<   Agosto 2009  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Agosto del 2009

Radicalidad

Por Sarri - 28 de Agosto, 2009, 12:53, Categoría: General

CONTINGENCIA

Nuestra vida empieza siendo vacía pero puede llegar a su plenitud: este proceso evolutivo se llama y es contingencia: sucede en el presente, entre el pasado y el futuro, en el tiempo. Cumplido su tiempo la vida pasa a ser definitiva e inalterable. El resultado final, que la vida fracase o triunfe, depende de la decisión de la persona en cuestión.

Aquí radica toda la seriedad, la urgencia y la importancia de la libertad y responsabilidad de los humanos. Ni los animales, ni los vegetales pueden dirigir la vida a su destino. Toda vida infrahumana es simple escala evolutiva y originante de nuestra vida humana en la que se juega el destino de todo o nada. Durante el tiempo nuestra vida es algo que nos hace ser alguien, agotado su tiempo se es todo o se es nada.

En la gramática, que es el vestíbulo de la filosofía, los pronombres indefinidos (nada, algo y todo) nos marcan con su indefinición el curso vital de nuestra contingencia, espacial y temporalmente definible. He aquí el escollo vital más difícil de superar: la imposibilidad de enmarcarnos y definirnos en la simple realidad de ser y existir! Es el hecho de vivir en y frente al misterio, porque nuestras definiciones son, igualmente, contingentes.

Ciencia y filosofía extraen y abstraen de la sensibilidad mediciones e ideas con las que se estructuran los conocimientos, olvidándose que lo concreto de la realidad escapa a sus percepciones. Teóricamente la ciencia estudia lo cuantitativo y la filosofía lo cualitativo, pero cantidad y cualidad no son realidades sino adherencias que atribuimos a la realidad sin lograr el conocimiento de la misma realidad. Por eso mismo nuestros conocimientos adolecen de la misma contingencia en que vivimos.

Las religiones buscan encaminar la acción humana a su perfección creando sistemas autoritarios que chocan con la autonomía humana y que desdeñan el sentido ético de la conciencia personal, logrando la sumisión de los intelectualmente débiles y el descrédito de los fuertes.

La radical contingencia de la vida lleva a la humanidad a navegar en un mar de incertidumbres e insuficiencias de las que sólo se libra postulando una fuente de valores que impulsa y dirige la evolución cósmica y humana y en la cual es posible apoyarse por la confianza, por la fe y la acción congruentes. Esa fuente, para los cristianos, es Jesucristo y su evangelio mientras que, para los no cristianos, es la razón de vivir. Pero tanto la enseñanza del evangelio como la ética son contingentes por el sólo hecho de estar alojadas en un alma contingente.

Contingencia es, pues, vivir en el misterio insondable confiando que, al final de los tiempos, la misma realidad (Dios) se revele en toda su verdad, en toda su bondad, en toda su belleza y, sobre todo, en su perfecta unidad.

Dinamismo

Por Sarri - 16 de Agosto, 2009, 21:03, Categoría: General

LENGUAS

 

Jesús Resucitado comunica su Espíritu soplando sobre los apóstoles. Cincuenta días más tarde, en medio de una atronadora tormenta, reciben el Espíritu de la Misión, en forma de lenguas de fuego sobre la cabeza, el bautismo de fuego que anunciara el Bautista, el profeta que cerró el antiguo testamento. Jesús inaugura la Nueva Alianza infundiendo su Espíritu a los apóstoles para que anuncien el Evangelio a todo el mundo: esto es la Iglesia y su apostolado.

Dentro de esta imaginería descriptiva destacan las lenguas. Estas lenguas hacen que la palabra de los apóstoles sea escuchada y aceptada por todas las culturas y que edifiquen «la iglesia» en todos los pueblos.

La lengua o el idioma es el factor integrante más destacado de las culturas tanto en su proceso de unificación como de diversificación. En el mito de Babel, la arrogancia humana hace que los hombres no se entiendan por su dispersión; en la narración de Pentecostés resulta que los hombres vuelvan a entenderse en la reunificación cristiana.

La historia de la Iglesia es la reunificación de la Humanidad que yace diversificada por las culturas y la pacificación de los pueblos que se desangran en guerras fratricidas. Esta es la historia profunda, la auténtica. La otra, la superficial, la que vemos, es corteza que se desprende y que se quema. Esta historia, la profunda y la superficial, está atestiguada y guiada por las lenguas, por las lenguas de fuego. Es el fuego que Jesús vino a traer y que no quiere sino que arda.

Todo ello nos indica que el mensaje evangélico tiene que ser transmitido de forma que todos, desde su misma cultura, lo puedan entender. Lo cual requiere que el Evangelio sea inculturizado en todas las culturas y que su expresión vaya cambiando a medida que las mismas culturas cambian.

Los primeros pasos de esta inculturización se hicieron en el mundo arameo, luego en el helenístico y, por fin, en el latino. El latín sobrevivió a la caída del imperio romano y fue modelando la cristiandad medieval de Europa. A partir de entonces, las lenguas de fuego se apagan y se exporta a América, Asia y Africa el evangelio fraguado en cultura Europea, con muy pobre capacidad de adaptarse a las culturas indígenas.

Esta esclerosis misionera es la que estamos sufriendo hoy en día. El Concilio Vaticano II, fue un paso enérgico para recuperar la fogosidad y la agilidad de las inculturaciones pero tropezó con el conservadurismo secular que se oponía a descortezar la evangelización y entrar a las profundidades para salvar el mensaje original de Jesús que requiere expresarse en lenguas vernáculas y en culturas diversas. El Concilio apenas logró desterrar el latín y restablecer el diálogo litúrgico de cara al pueblo.

Ven Espíritu Santo! seguimos rezando, pero somos ciegos a los signos de los tiempos e insensibles a la acción del Espíritu que nos urge a hablar de manera que se nos entienda. No todo el que dice «Señor, Senor!» entrará en el Reino de los Cielos sino el que hace la voluntad de mi Padre, dice Jesús. No basta con predicar sino que se requiere poner espíritu en lo que se predica, el espíritu que nos viene del Espíritu y no de la rutina.Necesitamos lenguas de fuego y nada de charlas anodinas con los pobres que hambrean pan y con los pobres que necesitan vino fuerte para sus fiestas.

 

Oración

Por Sarri - 6 de Agosto, 2009, 18:51, Categoría: General

PADRENUESTRO

Padre Nuestro que estás en el cielo. El cielo es la Presencia de Dios que actúa en las personas para entrar filialmente en comunicación con El.

Venga a nosotros tu Reino. Confesamos su soberanía y reconocemos la acción de su gracia paternal. Nos predisponemos al amor filial.

Santificado sea tu nombre. Queremos que el respeto y el amor sea universal entre los humanos de todos los tiempos.

Hágase tu Voluntad. Voluntad que es Amor y rige el ser de todo existente en el universo mundo.

En la tierra como en el cielo. Lo terrenal es germen de felicidad eterna y pedimos que ese germen florezca y fructifique.

Danos el pan de cada día. Ahora nuestras necesidades: primero los nutrientes para mantenernos vivos.

Enséñanos a perdonarnos. Segundo: comprensión, atención y servicio mutuo para convivir en paz y armonía.

No nos dejes caer en las tentaciones. Rogamos para que la sensibilidad no se nos imponga a la voluntad.

Líbranos de todo mal. Todo lo anterior lleva a la liberación de la maldad, primero propia y luego ajena.

Así sea. La oración es un programa de vida cuyo secreto consiste en cumplirlo.

El padrenuestro es un apretado compendio de vida que no pide tanto ser recitado o cantado, sino verificado, mostrando las verdaderas ansias del corazón que están llamadas a intensificarse a medida que vamos creciendo en edad, en sabiduría y gracia ante Dios y ante los hombres.

Orar con el padrenuestro enseña a prescindir de ampulosidades litúrgicas y solemnidades ceremoniales, animándonos a vivir con la sencillez y espontaneidad de los niños que, cuando les duele, lloran y, cuando les gusta, sonríen.