El Blog

Calendario

<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Junio del 2009

Objetivos

Por Sarri - 23 de Junio, 2009, 20:35, Categoría: General

FUNCION CRISTIANA

La función del cristiano en el mundo es ser sal y levadura. El cristiano vive para los demás, ofreciendo sentido y ejemplo de vida. Sin esta proyección hacia los otros su vida se esteriliza y termina perdiendo todo valor; se convierte en sal insípida que sólo sirve para ser pisoteada. Los cristianos, o son admirados cuando luchan por la justicia con los oprimidos, o son despreciados cuando se encierran en meras prácticas piadosas.

Hoy los admirados son excepción y son perseguidos por los opresores: claro ejemplo de ello es el asesinato de Mons. Romero en El Salvador. Los cristianos corrientes son apenas tolerados como se toleran las inclemencias del ambiente mientras las autoridades, tanto políticas como religiosas, pelean entre sí a ver quién prevalece. Hoy vivimos en un mundo de intensa violencia y de profunda chatura, vivimos en plena rebelión de las masas.

Será posible revertir esta situación fermentando la Humanidad con un sentido más cívico solidario debido al actuar de cristianos más auténticos?   

Lo primero que para ello se necesita es que los cristianos sean cristianos de verdad, seguidores de las enseñanzas de Cristo y no arrutinados en tradiciones perimidas. Se critica demasiado el señorío y la codicia de los jerarcas olvidándose que los jerarcas provienen de los laicos y que arrastran las falencias de su educación más temprana. Todos somos responsables de la marcha de nuestra vida, pero la responsabilidad del cristiano se duplica por su compromiso bautismal.

El Evangelio prioriza el amor a la par que el Magisterio insiste sobre la obediencia. El problema radica en el cambio cultural de la mentalidad semítica por la helénica; la primera se fija en el obrar  de los seres en tanto que le segunda valora las ideas abstractas y doctrinarias pero, no pudiendo imbuir toda la catequesis en el cerebro de los fieles, se contenta con recalcar la obediencia. Esto hace que muchos defiendan el Magisterio sin siquiera conocer su contenido.

La elevación de la cultura humana es función de la vida cristiana. La eficacia cristiana depende, a su vez, de estar fundada sobre un comportamiento ético sano, sincero y constructivo. Es el reinado de paz y justicia que llega a nosotros como se nos enseñó a pedir en el padrenuestro. El reinado está a la puerta de la historia queriendo entrar, sólo espera ser aceptado por la fe cristiana de los hombres de buena voluntad. Es hora de despertar y de actuar sin miedo ni displicencias la vocación y la función de nuestro cristianismo para salvar al mundo de su derrumbe.

«El tiempo está cumplido, conviértanse!» dijo y nos dice Cristo.

«La crisis incluye peligro y oportunidad» dice el Tao chino.

  

Preámbulos

Por Sarri - 6 de Junio, 2009, 18:41, Categoría: General

ESCALA CRISTIANA

Para llegar a cristianos se requiere, primero, hombría. Se requiere buena voluntad, sinceridad y solidaridad, decisión para colaborar con los demás en la construcción de un mundo mejor, más habitable, que no excluya a nadie de los bienes que la tierra ofrece a todos. Se requiere un sentido ético de la vida que distribuya las responsabilidades de acuerdo con las habilidades de cada uno.

Todo ello es prerrequisito para el cristiano y predisposición para vivir la fe. No pensemos  que los cristianos, por considerarse cristianos, son mejores que los demás. Rezar y recibir los sacramentos y, tal vez, hacer espectaculares limosnas, puede resultar un craso engaño, al no estar sostenido por la hombría de bien.

Ya lo dice Jesús que no todo el que clame «Señor, Señor!» entrará en el reino de los cielos. Y a los piadosos fariseos les advierte que los publicanos y las prostitutas les precederían a la hora de dar cuenta de la vida. Ser humano es la tarima sobre la que se construye el ser cristiano. De ahí que los no cristianos pero de buen natural sean mejores que muchos cristianos practicantes pero despreocupados de la suerte de los demás.

Sobre la bondad humana se construye la santidad cristiana. De hecho no existen virtudes cristianas, sino exponenciales cristianos que acrisolan las virtudes humanas. La vida cristiana queda escondida en el misterio de la fe pero, cuando existe, purifica y abrillanta las virtudes humanas. Recordemos aquel paradójico refrán: un santo triste es un triste santo.

No basta estar bautizado, no basta comulgar diariamente para ser buen cristiano. Creer lo contrario lleva al descrédito del cristianismo y, si hoy se mira con tan malos ojos a la gente de iglesia, es porque se ha confundido el cristianismo con el ritualismo. El ritualismo es algo así como creer que por entrar en un garaje me convierto en automóvil.

El despropósito de construir la vida cristiana sin pulir las virtudes humanas sobre las que se asienta es responsable de la pérdida del prestigio cristiano. El daño de está hipocresía tiene ya historia de siglos y no es fácil remontarla y repararla pero es urgentemente necesario primar la misericordia por encima de los sacrificios sagrados.

Lo admirable, tanto del humanismo como de cristianismo, es el amor y el servicio mutuo. Ahora como antes, el mundo se convertirá cuando nos vea dispuestos a sacrificar nuestros intereses personales para ayudar a los más necesitados de apoyo y amor.