El Blog

Calendario

<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Mayo del 2008

Pensamiento

Por Sarri - 23 de Mayo, 2008, 21:45, Categoría: General

PERSONALISMO

 

Suiza produce, además de banqueros, relojeros y chocolateros, teólogos humanistas. Zuinglio en el protestantismo y Urs von Baltasar  en el catolicismo. Pero el más interesante y todavía vivo es el Dr. Hans Küng.

Hans Kung ha criticado a la Iglesia infalible con profundidad alemana y gracia francesa y un poco de picardía italiana. Los papas le han retirado toda misión canónica sin llegar a excomulgarlo. Ahora, como francotirador, se dedica a promover la Etica Mundial, como base de sano humanismo y como trampolín para entender el cristianismo.

La Etica es como un tobogán por el que hay que escalar, mientras se transpira el egoísmo, y, desde lo alto, se desliza hacia el altruismo solidario como un yo frente a un tú, siendo el tú otro yo que me ve como su tú; creando así el nosotros de nuestro Padre (no el mío ni el tuyo, sino el nuestro).

Después de muchas vueltas de navegación filosófica con Descartes, Kant, Bergson, Kierkegaard y otros, con Buber y Levinas parece que hemos atracado en el personalismo que, más que filosofía, es una forma de vida de la persona. Una forma de vida que realiza la quinta esencia de la ética y parece nimbada de evangelio.

En el mundo de las cosas objetivas, las personas son subjetivas porque son sujetos responsables de sus acciones. La libertad y sus decisiones responsables nos constituyen como personas en la comunidad humana. La persona se contradistingue drásticamente del individuo. El individuo humano es parte subordinada de la sociedad, pero la sociedad existe (debe existir) al servicio de la persona y las personas, viviendo en la relación yo-tú crean la comunidad del nosotros y el vosotros, vinculándose todas en respeto y amor.

El personalismo es la corriente de pensamiento más moderna, ampliamente cuestionada, bastante ideologizada y poco practicada. Se da la paradoja que siendo una forma de vida, se la discuta en la teoría pero sin decidirse a actuarla en la práctica. Sujetos como H. Küng, con su campaña de Etica Mundial, pueden lograr algo en este sentido, ya que el personalismo es la vivencia de la auténtica ética humana en su más pura exigencia.

Pero parece que van a tener que surgir más suizos humanistas antes de que en nuestro mundo podamos respirar aires más personalistas que barran con la codicia capitalista y con la miseria de gran parte del planeta.

Después e cumplir todos los diez mandamientos de la ley, es cuestión de vender la hacienda, dársela a los pobres y seguir a Xto.

Humanismo

Por Sarri - 19 de Mayo, 2008, 12:52, Categoría: General

PENSAR Y CREER

 

«La fe que pedía Jesús –la fe de la Biblia– no se expresa en enunciados conceptuales, sino en la humilde confianza en Dios». Me gusta esta frase: me quedaría con ella y prescindiría de toda otra «teología».

Creo que la teología cristiana pasó del legalismo judío al esencialismo platónico, pero la teología no es la fe; menos todavía el derecho canónico. Viene siendo demasiado usual transformar nuestras convicciones en mandatos y en leyes en todo tipo de gobiernos. Lo malo es que al no lograr suficiente acuerdo recurrimos a la fuerza y al terrorismo espiritual. Y físico. Y para colmo subsiste la tendencia instintiva de considerarnos siempre superiores y con derecho para imponer nuestras ideas a los demás

Pensar y creer no es lo mismo. Ortega y Gasset dice que los pensamientos los tenemos, pero que las creencias nos tienen. La fe no es análisis mental sino entrega cordial. En el momento de creer cambian de conducción las facultades humanas: para pensar está la inteligencia y para creer está la voluntad. Nada extraño que este cambio de aurigas produzca la huella de la ambigüedad.

Ambigüedad es no saber si avanzamos o retrocedemos, es clavarse en la duda de si la verdad está a la derecha o a la izquierda, es la indecisión de despertar o seguir dormidos. Y no cabe duda de que la vida, en todos sus aspectos, es muy ambigua. Pero la ambigüedad puede superarse con un poco de sentido poético y místico.

Dice el Génesis que Dios creó el mundo en seis días y al séptimo, descansó. Esta afirmación, tomada literalmente, es un mito. Pero, entendida poéticamente, nos dice que en la creación Dios deja el mundo en manos de nuestra libertad. La ambigüedad queda entre uno y otro punto de vista y es ella, la ambigüedad, la que crea la confusión en nuestro cerebro pensante y creyente.

La clave para autenticarnos y aclararnos es llegar a la convicción de que ideas y creencias no son lo mismo sino realidades completamente diferentes. Las ideas las producimos con la inteligencia y las creencias las aceptamos con la voluntad.

Vale la pena meditar sobre esta diferencia!

Religiones

Por Sarri - 15 de Mayo, 2008, 22:49, Categoría: General

 

RELIGIONES

 

La vida y su existencia, aunque aparentemente  sea lo más evidente, es para nosotros incomprensible por ser trascendente. Las religiones, movimientos que entran en la trascendencia para buscar a Dios, en su primera interpretación, son míticas, con su riesgo de volverse mágicas en sus pretensiones ritualistas. Los magos pretenden reeditar los mitos con los ritos; son tendencias ancestrales que perviven en supersticiones actuales, como tocar madera o cruzar los dedos.

La siguiente interpretación existencial suele ser la poética que, superando la fase mágica, sigue creando en la fantasía imágenes explicativas de la realidad que, en sus momentos de mayor intensidad religiosa, desemboca en la mística, casi siempre con riesgo de la salud síquica y física.

Todos son ensayos para llegar a conocernos, para conocer el mundo que nos rodea y para conocer a Dios. Un paso adelante está la filosofía que filtra las imaginaciones con el tamiz ideal de los conceptos creando la lógica, la cosmología, la antropología, la ética y la teodicea. Luego viene la ciencia, más metódica y precisa, que omitiendo los misterios, se dedica a medir y comparar los comportamientos de las cosas observables. Al final, llegando al grado sumo de la abstracción y la generalización, aparece la metafísica que trata del ente, del ser como tal sin ulteriores aditamentos ni adjetivaciones.

 Si ahora ensayamos la interpretación metafísica, vemos que nuestra versátil contingencia humana consiste en aceptar o rechazar la existencia ofrecida cuyo resultado extratemporal o eterno es ser o no ser y lo que queda, ya definitivamente, es el ser, el ser contingente en el ser Necesario, los seres relativos en el Ser absoluto al que llamamos Dios.

Las religiones son procesos que perviven tras las rastrilladas filosóficas y científicas. Hay algo en la criatura que le impele a buscar a su Creador, a su Padre como dice Cristo. Pero el problema religioso es salir de lo mítico sin dejarse enredar por lo filosófico y lo científico; su refugio es lo poético, pero entonces tiene que saber resistir los embates de la filosofía y las ciencias con las cuales no puede menos de convivir y colaborar.

Las religiones no son ni filosofía, ni ciencia, pero necesitan tanto de una como de otra para sobrevivir como religiones. Y el cristianismo, en cuanto religión, no puede abstraerse de las comunes necesidades metodológicas para afirmar y difundir su verdad.